TEXTO: LUIS FELIPE COTA FREGOZO
IMAGENES: GABRIEL XALA

Â

Tijuana, B.C.- Eran las 17: 05 horas del sábado 8 de julio y el día de la cita por fin llegaba, los Monsters Trucks estaban en el Estadio Caliente y los fans empezaban a llegar, Todos alineados y cada uno pintado con imágenes y colores vistosos, lucían poderosos listos para la acción.

Pero a esta hora era el momento adecuado para que los niños y niñas acompañados de sus papás se acercaran a esos gigantes de tremendas llantas y vistosas carrocerías de fibra de vidrio y también conocer a quienes conducen las gigantes moles.

Los pilotos americanos también encantados de conocer a sus fans tijuanense y vistiendo camisas con los mismos colores que sus “trokas” lucían con orgullo sus colores que esa noche defenderían y gustosos saludaban y dialogaban con los niños que les pedían un autógrafo y posaban para la foto del recuerdo.

Algunos niños intrépidos se subían a las llantas y era como subir una montaña y desde ahí parecía imaginaban la perspectiva del piloto con el troque en movimiento.

También estaban los equipos de Tijuana de clubes de carros 4×4.

Carros más pequeños pero Igual de vistosos y que más tarde demostrarían no dejar intimidarse y dar un buen show sin importar el riesgo que esto implica.

¡

Ahí el Team 4×4 Comando, Renegados, Lobos Off Road Team, Boy 4×4 Tijuana y Contreras quienes reconstruyen y alteran sus unidades también disfrutaban de quienes se deleitaban con sus 4×4.

Entrar a esa zona y tener de cerca a los protagonistas del Monster Truck Showdown fue un verdadero sueño hecho realidad.

Ahí además estaba el Hill Billy Deluxe, un monster truck que paseaba a los fans y así experimentar esa adrenalina y el vigor del motor de un gigante que fue el deleite de los “riesgozos” fans quienes hicieron una larga fila para unos minutos de acción real que de verdad si hacía válida la espera.

Todo con gran orden y sistema de seguridad la tarde fue perfecta para los arrancones de los gigantes.

Y justo a las 19:30 horas y bajo la mirada fija de una gran luna redonda y luminosa como una llanta gigante iniciaba el estruendo de los motores en el Estadio Caliente y el anfitrión, maestro de ceremonias Leonardo Sáenz luego de conectar con el público regalando y haciendo amena la espera dio paso a la rugiente entrada de los motores de los “Monsters” quienes salían uno por uno del túnel iluminado con luces que cambiaban de colores y hacían aun mas espectacular y vistosa la entrada de D’sturbed tripulado por Brian Christensen, Jailbird (tripulado por una chica Kaitlyn Migues), Nitro Menace tripulado por Darren Migues, Dragón Slayer, Erick Swanson’s Obsessed, Old Age Treachery y El Perro Loco tripulado por Todd Wood. Y en la cima de la rampa principal de tierra el rojo intenso del troque del Billy Deluxe.

Á

Á

Y el público emocionado y participativo observaba embelesado a los gladiadores gigantes del Monster Showdown que parecían brillar aún más conforme la noche avanzaba y las emociones aumentaban con ese estruendo de motores que hacían que algunas mamás por cierto algunas vestidas con toda la parafernalia Monster Showdown cubrían los oídos de los niños que parecía no parpadeaban de la emoción .

El piloto de Nitro Menace, Darren Migues lo había prometido “Vamos a ofrecerles un show de primer nivel y me voy a asegurar que todos los fans que ocupan un asiento allá arriba se lleve un gran recuerdo y sienta que haber pagado un boleto haya valido la pena ” .

Así lo prometió con ese acento del inglés estadounidense de Kansas City y así lo cumplió él y sus compañeros y el club 4×4 de Tijuana quienes le pusieron gran emoción y valentía al evento al destruir frente a los más de 5 mil monster truck fans quienes asombrados veían a los pilotos tijuanenses sacar la casta y no les importaba poner en riesgo su vida.

Debidamente protegidos los 4×4 además de volar por los aires rodaban por el suelo y entre todos los miembros del eqipo de apoyo luego de cerciorarse que el piloto estaba bien entre todos volteaban la unidad y volviendo a arrancar el 4×4 regresaba a la competencia en medio del humo provocado por el aceite quemado.

Fue una experiencia emocionante y no exenta de peligros, por su parte Los Monsters Trucks de verdad volaron increíble por los aires y las pesadas estructuras aterrizaban con estruendo en la pista de tierra pero con mejor suerte en el aterrizaje debido a lo amplio de las ruedas que sobre el plástico y tierra que protegía el pasto sintético del Xolo Stadium y de vez en vez los pilotos coronaban su actuación haciendo círculos con las pesadas estructuras que levantaban la tierra y sacudían las emociones de un público asombrado y los niños agitaban banderas y los pósters con los emblemas de los Monsters y se divertían con la osadía que tal vez sólo habían intentado con sus juguetes.

El público fue el juez principal de la noche y le dió el triunfo a Dragon Slayer por su actuación libre. El ganador de las competencias fue Darren Migues quien también emocionado recibió su trofeo y agradeció al público acercándose a los fans y prometiendo volver levantaba sus brazos de forma triunfal y gritaba un “Te quiero Tijuana y Viva México” para dar paso a una gran exhibición de juegos pirotécnicos que sorprendieron a todos como antes ya l había hecho el gran espectáculo de Monsters Showdown que después de cuatro años volvían triunfales a nuestra frontera.

Lo quiero compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

20 + 7 =