* No le invirtieron los gobiernos al capital humano para capacitar mejor a los policías en su actuar dentro del marco del Nuevo Sistema de Justicia Penal 

DSC_8936ANPAC, Tijuana, 8 de agosto de 2017.- “Las fallas de los agentes en la aplicación de los protocolos de actuación policial, lo cual ha facilitado el 98 por ciento de impunidad en la prevención de delitos, persecución y castigo a delincuentes, se debe a que los gobiernos no le invirtieron lo suficiente al capital humano”.

Eso fue aclarado por el abogado penalista Álvaro González Contreras, en el marco del foro semanal de la Asociación Nacional de Periodistas A.C. (ANPAC), al explicar los pros y contras del Nuevo Sistema de Justicia Penal (NSJP), destacando que por desgracia, no hay capacidad ni coordinación entre las diversas fuerzas policiacas para abatir la delincuencia.

“Y lo mismo es aplicable para Baja California como para todo el país”, puntualizó y precisó que el 90 por ciento de los internos en las penitenciarías cayeron en flagrancia de los delitos cometidos, y solamente un 10 por ciento son procesados por trabajos de investigación policial.

Eso significa que no hay capacidad de investigación en las policías ministeriales, y mucho lo duda que exista dicha capacidad en los policías municipales, los cuales, de acuerdo al NSJP ya están “facultados” también para investigar “en caliente”.

Los municipales, como los primeros en llegar a las escenas de delitos, por ley pueden hacer indagatorias, pero desgraciadamente en la práctica se advierte que contaminan mucho el perímetro donde se cometió el crimen.

Todo esto, recalcó, porque mientras se legislaba y se cumplían los plazos para la implementación del Nuevo Sistema Penal Acusatorio, tanto el gobierno federal como los gobiernos estatales y municipales no le invirtieron lo suficiente a la capacitación de sus policías, y el resultado es que muchos delincuentes están saliendo libres debido a fallas en el reporte policiaco, por “contaminación” de las escenas del crimen, o en la integración de las averiguaciones previas.

Por otra parte, el abogado penalista Álvaro González considera que sí hay que reformar algunos artículos de la ley que dio vida al NSJP: unas de ellas, volver a calificar como graves los delitos de portación de armas y el robo a casa-habitación, y que se haga obligatoria la capacitación constante, no esporádica ni después de acusarse incompetencias.

En conclusión, dijo, no hay capacidad en la prevención de delitos porque los municipios descuidan mucho la vigilancia policiaca, y no existe la cultura de la investigación policiaca.

Finalmente también aclaró que es un mito que las recomendaciones de los organismos de derechos humanos influyan en las decisiones judiciales de libertad de delincuentes, pues esas liberaciones se dan por fallas como las antes citadas, y además, el hecho de que a un delincuente le hayan golpeado unos policías, no lo exime de los cargos por los delitos cometidos.

Lo quiero compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

nineteen − sixteen =