Por Adrián Andrade

ec03a3a17caa02b33b5a80ef701f036a.1000x750x1 (1)Baby es un conductor de escape que se encarga de librar a los ladrones de la persecución policiaca tras darse por ejecutado el atraco. Por causa de una deuda, no tiene alternativa más que seguir conduciendo mientras cuida de su padrastro, socializa con una inesperada muchacha y enfrenta la tragedia de su madre que lo dejó marcado con un fuerte padecimiento.

Ahora comprendo porque Edgar Wright fue removido del Hombre-Hormiga, este joven director no teme en mostrar algo completamente único y experimental en cuestiones de géneros. No sólo se luce con las impresionantes secuencias de acción, sino la chispa en su humor, el dinamismo de los actores y el sentido musical la convierten es una adaptación digna de algunas nominaciones.

Casi pareciese tratarse de un drama musical por la forma en que Ansel Elgort se desplaza conforme se van rolando las canciones de acorde al estado de ánimo y contexto en que se encuentra su personaje. Nada sucede al azar sino todo está elegido sabiamente tornándose en una sensación instantánea a la Guardianes de la Galaxia.

Wright estuvo a cargo de conceptualizar su historia mediante un ingenioso libreto que brinda alta creatividad y una necesaria originalidad. Sabe lo que quería y lo llevó a cabo con calidad porque visualmente cada una de las escenas es enganchadora de ver. Incluso en los momentos calmados, siempre existe un elemento de suspenso que te mantiene a la expectativa.

Los escenarios cambian, los personajes secundarios vienen y van, pero el principal nunca pierde su encanto a pesar de sus pasos y canto simulado. Así es Elgort es un verdadero estrella cuya simpatía en Bajo La Misma Estrella es llevada a otro nivel que sin duda lo pondrá en el centro de Hollywood porque muchos papeles le lloverán tras esta fascinante proyección.

No se intimida en la presencia de maestros como Kevin Spacey quien nunca decepciona, la química es lo bastante directa y entendible; Jamie Foxx y Jon Hamm son eficaces antagonistas por comportarse de una forma no tradicional. No podemos descartar la gran adición de Eiza González ni tampoco la breve aparición de Jon Berthal.

Un elenco que predomina durante el transcurso de la adaptación, complementa al protagonista e impulsan el ingenio de la historia. Uno creería que la música saturaría la imagen, nada que ver. Hasta los efectos especiales se benefician de las realistas secuencias de persecución porque todas sin excepción te atrapan por completo.

Acompañada de un nostálgicamente magnifico soundtrack, Baby es una drama de acción que goza de un gran gusto y bajo ninguna circunstancia pierde su estilo, encanto o vibra. Inusualmente extrovertida, es agradable contar con esta clase de producciones que buscan entretener a cualquier audiencia con una trama refrescante para variar.

Calificación: 4½ de 5 estrellas

Lo quiero compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

seventeen − eleven =