AtomicBlondeAmbientada en 1989, cerca del colapso de la muralla de Berlín, la espía Lorraine Broughton es despachada por MI6 para encontrar una lista que contiene todos los nombres de los agentes activos en la Unión Soviética. Una vez en territorio hostil, descubre que nadie es de fiarse ni mucho menos con un doble agente atento a cada uno de sus movimientos.

David Leitch se apoya en las producciones de John Wick para entregarnos unas genuinas secuencias de acción; y con mucha razón tratándose del director de la original. No obstante, se diferencia por contener una trama política con imprevistos de los cuales dependerá de nuestro seguimiento o de lo contrario te perderás en el contexto de por sí ingenioso.

Obvio que la violencia está presente y en un grado realista considerando sus fenomenal repertorio de peleas. Excelente maquillaje aplicado, esos golpes y heridas impactan de sólo verlos. Además Charlize Theron se ve hermosa, moderna y letal. Debo mencionar que el vestuario es otro resalte al lado del nostálgico soundtrack.

No se puede negar que la música retro se hasta poniendo de moda tras producciones como Guardianes Vol. 2, Mi Villano Favorito 3 y Baby. En cierta manera va de acorde a la época señalada en su cinematografía. Cada encuadre hace lucir al máximo los escenarios elegidos que al lado de su creativa edición y sonidos, la vuelven en una producción de calidad.

Como vengo diciendo, es muy importante prestarle atención a los detalles porque nada es tan simple como parece. No una historia tan fácil de manejar más eso no detuvo a Kurt Johnstad de transformarla a la gran pantalla. Un guionista talentoso que supo diferenciarla de John Wick sin descuidarse de las circunstancias en juego.

Efectivamente Charlize Theron es perfecta como Lorraine; cada gesto, paso y golpe la justifican como una autentica figura de acción que en ningún momento podemos despegar nuestra vista de ella porque pese a ser una belleza, es una amenaza formidable para los enemigos del relato. Sí que tomó los mismos entrenamientos de Keanu Reeves, se nota.

Tampoco descartemos a James McVoy, está vez adopta una personalidad no muy usual para su persona. Fragmentado le demostró a este actor que podía hacer lo que quisiera y en esta ocasión, no es la excepción aunque en cierta manera, pudo divertirse y  a su vez experimentar otra especie de dinamismo con Theron y Sofia Boutella.

Podría estar fácilmente a la altura de John Wick y dado su éxito moderado de $ 80 millones en comparación con su presupuesto de $ 30 millones, no me sorprendería ver una secuela y para variar, estaría interesado en saber más dado el desenlace inesperado. Altamente recomendada para quienes les encantan las películas políticas de acción brutal.

 

Lo quiero compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

17 − five =