Palco de Prensa

                                                                    Por: Gilberto LAVENANT 

images (2) Miércoles 16 Marzo 2016 .- Si en Baja California se aplicara la ley, la mayoría de los alcaldes y exalcaldes de la entidad, estarían en la cárcel.

Bueno, se está en tiempos electorales, propicios para negociar o romper pactos.

Deben saber que en el Código Penal de la entidad, existe un Capítulo IV, relativo al abuso de autoridad.

El artículo 292, advierte que : “Al que cometa el delito de abuso de autoridad se le impondrán de dos a ocho años de prisión y hasta cuatrocientos días multa”.

A mayor precisión, en el artículo 293, señala 15 formas diversas de incurrir en hechos considerados como abuso de autoridad.

De esas, interesa conocer la fracción XIV, que señala que incurre en abuso de autoridad : “El Servidor Público que teniendo la obligación legal de enterar a las instituciones de seguridad social, estatales o municipales, las cuotas o aportaciones establecidas en la ley, las retenga indebidamente o retrase su pago sin causa justificada, si ya hubiera sido previamente requerido por la Institución de Seguridad Social”.

Esto es aplicable a todos los alcaldes y exalcaldes que en lugar de entregar al Issstecali, las cuotas que descuentan y retienen a los empleados de gobierno, conocidos como burócratas, pero que no lo hacen, pues las aplican a fines distintos.

No quiere decir que se las hayan robado. Simplemente que incumplieron con esa obligación.

También podría aplicárseles la fracción V : “Cuando teniendo a su cargo caudales del erario les dé una aplicación pública distinta a aquella a que estuvieren destinado, o hiciere un pago ilegal”.

En el pasado reciente, se hizo “costumbre”, que los alcaldes, descontaban y retenían a los empleados municipales, las cuotas al Issstecali, pero no las entregaban a la institución médica. Al grado que  

la mantienen casi en quiebra. Los ayuntamientos y organismos paraestatales, le adeudan unos 1,500 millones de pesos.

El alcalde de Mexicali, el priísta Francisco Pérez tejada Padilla, le heredó al panista Jaime Rafal Díaz Ochoa, un adeudo con el Issstecali por más de 620 millones de pesos.

En Ensenada, el priísta Enrique Díaz Pelayo, dejó al también tricolor Gilberto Hirata Chico, un adeudo con el Issstecali, por más de 223 millones de pesos.  

En Tecate, las tres últimas administraciones, han incumplido en el pago de las cuotas al Issstecali. La encabezada por el panista Donaldo Eduardo Peñaloza Avila, así como la de los priístas Javier Urbalejo Cinco y César Moreno, lo que ha acumulado adeudos por un monto por aproximadamente 266 millones de pesos.

El Presidente Municipal de Playas de Rosarito, el priísta Javier Robles Aguirre, dejó al panista Silvano Abarca Macklis, adeudo por casi 30 millones de pesos.

Podría decirse que solamente el Ayuntamiento de Tijuana, que encabeza el Dr. Jorge Astiazarán Orcí, no tiene cuentas pendientes con el Issstecali.

Con  dificultades, aunque arrastran adeudos, están cumpliendo los panistas Jaime Rafael Díaz Ochoa, Alcalde de Mexicali, y Silvano Abarca Macklis, de Playas de Rosarito.

Sin embargo, siguen incumpliendo los priístas César Moreno, de Tecate, y Gilberto Hirata Chico, de Ensenada.

Esta semana trascendió, que la Procuraduría de Justicia turnó al juez penal en turno, el asunto del exalcalde priísta de Playas de Rosarito, Javier Robles Aguirre, con pedimento de orden de aprehensión. Dejó de pagar al Issstecali casi 28 millones de pesos.

Esto, tiene varias lecturas.

En principio, se puede decir que no se había actuado legalmente en contra de ningún exalcalde o alcalde, en los casos de los adeudos al Issstecali, porque había un pacto al respecto.

Estando en pleno proceso electoral, son tiempos propicios para negociar o romper pactos. Por lo tanto, el mensaje es para quienes han actuado o siguen actuando igual que Robles Aguirre : “cuando veas las barbas de tus vecinos cortar, pon las tuyas a remojar”.

Además, esto podría acabar con las aspiraciones políticas de la exdiputada federal priísta, Mayra Robles Aguirre, que pretende ser legisladora local, por Playas de Rosarito. Estando su hermano Javier en la cárcel, sería muy incómoda su candidatura.

El pacto de “no agresión” y tolerancia, se rompió, según los observadores, por dos razones :

Una, el PRI logró establecer alianza con PVEM, PT y PANAL. El PAN no pudo aliarse con nadie. Ni con el PANAL. En política, así como en la guerra y el amor, todo se vale.

La mayoría de los regidores del ayuntamiento de Mexicali, rechazaron la propuesta del Gobernador Kiko Vega, para lograr refinanciamiento y pagar a Issstecali lo adeudado, a fin de salvar al alcalde Jaime Rafael Díaz Ochoa.

Roto el pacto, ahora vendrán los reclamos de acciones penales en contra de alcaldes y exalcaldes incumplidos. Ni modo, “todos coludos, o todos rabones”.

A los que siguen en la lista, como presuntos delincuentes, luego de Javier Robles Aguirre, cabe advertirles :  “cuando veas las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar”. Prepárense.                                                    

ٕ

 

Lo quiero compartir...Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInPin on Pinterest

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

one × 2 =