FUENTE EXTERNA.- Uno de los tornados pronosticados por meteorólogos –como parte de un sistema climatológico que afecta a varios estados del país– provocó este sábado destrozos y ya deja dos menores muertos y al menos 12 heridos en Texas, según reportaron El Servicio Nacional de Meteorología y la agencia de noticias AP.

Las autoridades locales dijeron que se trata de dos niños de 8 y 3 años, que murieron debido a las tormentas.

Las dos pequeñas víctimas estaban en el auto con sus padres en una carretera de Lufkin, una población 115 millas al noreste de Houston, cuando un árbol cayó encima del vehículo e impactó la parte trasera donde ellos iban, como confirmó la Oficina del Sheriff del condado Angelina.

“Tuvimos que llamar al departamento de bomberos para sacarlos, ambos fueron pronunciados muertos en la escena. El árbol aplastó el auto como un pancake”, dijo el capitán Alton Lenderman.

Los padres salieron ilesos del accidente.

Otra localidad duramente afectada por un “grande y peligroso” tornado que empezó al sur de Calvert, en el condado Robertson, fue la pequeña ciudad de Franklin, ubicada a unas 125 millas de Dallas, donde viven unas 1,000 personas.
Varias casas móviles se volcaron y techos de viviendas salieron volando. También se reportan árboles de gran tamaño que se han caído y edificios con daños.

Dos personas fueron hospitalizadas debido a heridas que no ponen en riesgo su vida y los demás lesionados fueron atendidos por incidentes menores en la escena, según dijo a AP el sheriff del condado Robertson, Geral Yezak.

Algunos residentes de la zona han tenido que ser rescatados de sus casas y el tornado también destrozó parte del Franklin Safari Park, pero los animales escaparon, según reportó el canal local ABC13.

Varios tornados diferentes fueron confirmados en Texas este sábado, incluyendo dos cerca del pueblo Alta. El primer tornado que tocó tierra al mediodía destruyó dos casas y tumbó numerosos árboles, de acuerdo al Servicio Nacional Meteorológico.

Uno de los fenómenos naturales hizo que una parte del techo del gimnasio de una escuela colapsara, pero no hay reportes de heridos en el área.

Texas está experimentando el efecto de una cadena de severas tormentas de primavera que ha dejado a miles sin electricidad y ha causado inundaciones esta semana en varios estados del norcentro del país. El sistema provocará peligrosos vientos en varios estados del sureste.

Se pronosticaron ráfagas de viento, granizo y tornados para el sábado en partes de Louisiana, Mississippi y el oeste de Alabama, de acuerdo con el meteorólogo Adam Baker, citado por AP. También se preveé un clima parecido para el sur de Arkansas y el oriente de Texas.

Se pronosticaron tormentas en gran parte de Georgia y el resto de Alabama para el domingo, y es posible que se formen otros tornados aislados y menos severos, así como trozos de granizo más grandes y vientos más fuertes.