FUENTE EXTERNA.- De no detenerse a tiempo este brote, 2019 podría fijar un nuevo récord pues quedan aún 8 meses para terminar el año y los casos siguen aumentando. La cantidad de personas que no se vacunan es un factor decisivo. El auge del sarampión podría significar también el regreso de otras enfermedades del pasado.

Los casi 700 casos de sarampión reportados este año en Estados Unidos ya son la cifra más alta en 25 años: un brote producido sobre todo por el aumento del número de personas no vacunadas.

En la tarde de este miércoles, los Centros de Prevención y Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) actualizaron la cifra reportada el pasado lunes de 626 a 695 casos en 22 estados, sobrepasando así los 667 de 2014, hasta ahora los números más altos en más de una década.

Los 22 estados donde se han detectado brotes de sarampión son: Arizona, California, Colorado, Connecticut, Florida, Georgia, Illinois, Indiana, Iowa, Kentucky, Maryland, Massachusetts, Michigan, Missouri, Nevada, Nueva Hampshire, Nueva Jersey, Nueva York, Oregón, Tennessee, Texas y Washington.

Con el número de casos que se han registrado hasta ahora, 2019 es ya el peor año del país en cuanto a infección por sarampión desde 1994, cuando se reportaron 963 personas afectadas. De no detenerse a tiempo este brote, 2019 podría fijar un nuevo récord pues aún quedan 8 meses para terminar el año y los casos siguen aumentando.

“Esto es alarmante”, dijo el doctor William Schaffner, un experto en vacunas de la Universidad Vanderbilt citado por AP. “No sólo es una enfermedad peligrosa en sí, sino que su regreso podría significar que otras enfermedades prevenibles con vacuna y que se consideran cosa del pasado también podrían regresar”.

De los casos reportados, se estima que aproximadamente las tres cuartas partes han ocurrido en el estado de Nueva York, sobre todo en dos comunidades judías ultraortodoxas de Brooklyn y Rockland, afectando en su mayoría a personas no vacunadas.

Según los CDC, en el año 2018 las comunidades judías ortodoxas de los estados de Nueva York y Nueva Jersey también reportaron casos de sarampión, asociados al alto número de personas no vacunadas y al hecho de que viajeros de esa comunidad se infectaron con el virus en Israel, donde el año pasado despuntó un serio brote de la enfermedad, y lo trajeron a EEUU. Solo en 2018, 82 personas importaron el virus desde otros países, reportaron los CDC.

Para los ocho meses que quedan de 2019, estos centros pronostican que el número de casos continúe en aumento ya que el sarampión es muy contagioso y se propaga incluso por el aire, a través de la tos o el estornudo de una persona enferma; con lo cual, después de las recientes reuniones familiares de las Pascuas judías, se espera que en los próximos días aparezcan nuevos casos.