Algunos de estos habitantes son más molestos que otros. Pero más que molestos, algunos pueden llegar a ser mortales. Conoce algunos parásitos más frecuentes en tus mascotas y la manera de erradicarlos:
 
Pulgas. Las pulgas son un problema todo el año y son los parásitos externos más comunes en los perros. Solo el 5% de todas las pulgas están en el perro, el 95% restante se esconden como huevos, larvas y pupas en los lugares donde convive el perro: alfombras, jardín, ropa de cama de la mascota, etc. Las pulgas jóvenes, que emergen de las pupas, se subirán a la mascota cuando pase o se encuentre en estos sitios, incluso meses después, es posible que creas que has conseguido eliminarlas, pero de repente ves que surge otra generación días o semanas después de terminar de tratar a tu mascota.
 
Las pulgas cuando se alimentan de sangre producen un picor intenso lo que hace que el perro se rasque, pueden también producir la dermatitis alérgica, que es una reacción alérgica a la saliva de la pulga.  También pueden producir anemia en cachorros y la transmisión de la Tenia a nuestras mascotas.
 
Garrapatas.
Es otro de los parásitos externos más frecuentes en perros. El cambio climático ha favorecido al aumento de la cantidad de garrapatas. En las áreas que es endémica la población de garrapatas se hace difícil evitar la exposición ya que cuando las mascotas pasan o caminan por los lugares infestados las garrapatas trepan y se enganchan a ella.
Las garrapatas perforan la piel del perro y chupan la sangre, lo que provoca irritación y hasta abscesos dolorosos.  Pero lo más preocupante es que pueden transmitir enfermedades infecciosas a nuestras mascotas, como Babesios y Erlichiosis.
Actualmente hay tratamiento con pipetas y tabletas masticables muy eficaces para el control de las pulgas y garrapatas. Siempre consulta con tu médico veterinario para que te ayude con el control estratégico de estos dos parásitos.
 
Ascaris, gusanos redondos. Son los gusanos redondos más comunes que se encuentran en el intestino de nuestras mascotas, hasta un 30% de los perros y 70% de los cachorros presentan infección por Toxacara canis. Muchos perros no muestran signos de enfermedad, pero en infecciones graves, sobre todo en cachorros, presentan síntomas digestivos e incluso signos respiratorios.
 
Anquilostomas, gusanos gancho. Son parásitos que viven en el sistema digestivo de nuestras mascotas y están presentes hasta en un 30% de los perros. Estos se alimentan de sangre ya que se enganchan a la mucosa intestinal y pueden provocar anemia, pérdida de peso, enflaquecimiento e infestaciones severas en los cachorros los cuales presentan hemorragias internas.
 
La infestación de las mascotas es a través de áreas contaminadas con larvas que ellos pueden ingerir. Ya sea a través de la piel o bien a través de la lactación de madres infectadas y en el caso particular de los anchilostomas, puede ser penetración a través de la piel.
La buena noticia es que se cuentan con muchas opciones en el mercado para el tratamiento y prevención de estos parásitos, siempre consulta con tu médico veterinario.
Gusano del corazón. Es un parásito emergente, ya que, con el incremento de las poblaciones de mosquitos, favorece a este tipo de parasito ya que se transmite a través de los mismos. Las larvas del gusano del corazón depositadas por el mosquito migran a las cámaras del corazón o a los vasos de los pulmones. Una vez que han madurado en el corazón es frecuente observar signos de enfermedad cardíaca o pulmonar. En las fases tempranas de la enfermedad, los perros suelen pasar asintomáticos pero los signos clínicos aparecerán después y evolucionaran durante semanas o meses.  Si no se trata puede ser mortal.
Existen tratamientos preventivos para el gusano del corazón, consulta con tu médico veterinario para mayor información. Además, pregunta por alguna tableta que sirva para el control de las pulgas y garrapatas, así como para el tratamiento de parásitos gastrointestinales como Ascaris, Ancilostomas y prevención del gusano del corazón