FUENTE EXTERNA.- Los imputados de recibir sobornos de la empresa brasileña Odebrecht reaccionaron ante el fallo del juez Francisco Ortega Polanco, que acogió parcialmente la acusación del Ministerio Público y envió a juicio de fondo a seis de los siete encartados en el caso de corrupción y descargó al exsenador Jesús-Chú-Vásquez.

Afirman que la justicia está secuestrada por la política y que era de esperarse un fallo en ese sentido porque ya el expediente tenía un sello gomígrafo.

Pese a que respetan la decisión del juez, los encartados dijeron que esperaban que como magistrado de un alto tribunal Ortega se diera cuenta de los “errores y falsedades” que contiene el expediente. Sin embargo, aseguran que eso no los va a detener y demostrarán su inocencia en el juicio de fondo.

El exministro de Obras Públicas, Víctor Díaz Rúa, dijo que no está sorprendido de la decisión y lamentó que el juez no tomara en consideración las cuentas que dice son de campaña del Partido de la Liberación Dominicana (PLD).

De su lado, el empresario Ángel Rondón, enlace comercial entre República Dominicana y Odebrecht, dijo estar contento porque a Jesús Vázquez le hayan dictado un auto de no ha lugar. Sin embargo, sostiene que esa misma decisión del juez se contradice con lo dictaminado en cuanto a Roberto Rodríguez, exdirector de Inapa, quien también está siendo imputado de recibir un cheque de una empresa de su propiedad.

Sobre el fallo de Ortega Polanco, el expresidente del Senado, Andrés Bautista, dijo que lamenta que no valorara las actas del Senado en las que figura que no tuvo participación en los hechos que se le imputan.

Mientras que los imputados Tomy Galán, Conrado Pittaluga ni Roberto Rodríguez se pronunciaron respecto a la decisión.