Según el estudio, la cafeína mejora el control del azúcar en la sangre, los niveles de lípidos y las calorías extra.
Científicos de la Universidad de Nottingham, en Inglaterra, han descubierto que tomar una taza de café al día puede estimular la llamada grasa parda, un tipo de tejido adiposo que quema energía para producir calor y eliminar la acumulación de grasa blanca, característica de la obesidad.
En el estudio, publicado en la revista Scientific Reports, se vio que “aumentar su actividad (de la grasa parda) mejora el control del azúcar en la sangre, los niveles de lípidos y las calorías extra”, explica Michael Symonds, el autor. Primero, con estudios en células madre, observaron que la cafeína estimula la grasa parda. Luego probaron dosis en humanos y obtuvieron resultados similares.
De confirmarse el hallazgo, podría usarse como parte de un régimen de control de peso o de regulación de la glucosa para ayudar a prevenir la diabetes