Es la pregunta que ha develado a científicos durante muchísimos años, ¿cuál es el secreto para vivir más?
Algunos dicen que es una dieta balanceada, otros suman ejercicios regulares. Para Louise Signore, que cumplió 107 años ayer, la clave es sencilla: no casarse.
“Creo que ese es el secreto de los 107: nunca me casé”, comentó a la CBS2 la mujer, que nació en Harlem en 1912 y vive en el Bronx desde que cumplió 14 años. Y también dio crédito a la comida italiana. “Es muy buena para ti -dijo-. Me criaron con muy buena comida. Sin refrescos, sin pastel”.
Aunque está legalmente ciega y acaba de salir de una neumonía, Louise, que vive en un asilo para ancianos, se mantiene activa. “Si hacen ejercicio, yo hago ejercicio. Si bailan, yo bailo. Todavía bailo un poco. Después de mi almuerzo, jugaré bingo, así que tuve un día completo”, dijo.
Pero su longevidad no es una excepción en su familia: su hermana, que no pudo asistir a la fiesta de cumpleaños, tiene 102. “Ella me dice que desearía no haberse casado nunca”, aseguró.